lunes, 18 de marzo de 2013

Mejorar la señal de la Wi-Fi

Sin embargo, todavía hay cierto desconocimiento en cuanto a cómo optimizarlas y en qué hacer cuando la señal es baja. El router es el responsable de distribuir correctamente la conexión a Internet a través de la Wi-Fi. Como la mayoría de compañías que brindan conexiones Internet ya proporcionan un modem con router son pocos los que se preocupan o interesan por usar otro o mejorar el que tienen.

El principal problema que aparece es que muchos de estos equipos que instalan en los hogares son usados. Ya fueron instalados en otros lugares y luego recuperados y reciclados por las empresas proveedoras de Internet. Además de la falta de potencia en las antenas que estos modelos ofrecen. 

Lo más importante y a tener en cuenta es la posición física del router. Si bien parece algo obvio, es materia obligada para disfrutar de una conexión Wi-Fi de calidad que se encuentre en un lugar óptimo de la casa. 

Cuando instalamos el modem con el router se suelen ubicar cerca del punto de terminación de red (la caja de telefonía pequeña que se encuentra en cada hogar que tiene una línea telefónica) si se trata de una conexión ADSL o donde a la empresa de cable le sea más cómodo por cómo acceden del exterior los cables al hogar. 

Por eso, es común estar en un dormitorio con una computadora mientras que el router se encuentra en la otra punta de la casa. En estos casos, la pared disminuyó la señal y deberíamos ubicar el router en un punto céntrico en el que todos los equipos de la casa estén a la menor distancia posible de los equipos que puedan conectarse a la Wi-Fi. 

También puede cambiarse la antena si el router tiene mucho uso o tiene una de muy poca potencia. Si la antena es externa siempre vamos a tener la opción de conseguir una de mayor potencia a un bajo precio. 

Otra idea que puede ayudar a mejorar la señal es seleccionar un canal sin uso. Una vez que se instala el router debemos configurar la red. Antes de hacerlo es recomendable ver si hay más redes inalámbricas a nuestro alrededor. Si las hay vamos a ver en qué canales están emitiendo desde la configuración de nuestro router. Normalmente, la mayoría de redes viene configuradas en los canales 6 y 11. 

Si muchas redes coinciden en el mismo canal puede existir una saturación y errores en la entrega de paquetes de datos por lo que la velocidad puede mermar y sufrir cortes o caídas. Lo mejor siempre es cambiar de canal. Algo que se puede hacer desde el configurador del router. Cada uno tiene diferentes formas de configurarse que están especificadas en el manual del usuario. Si no te vino con el equipo, podés buscarlo en Internet. 

Es muy importante mantener actualizado el router ya que los fabricantes lanzan actualizaciones de firmware que mejoran la estabilidad así como la gestión de potencia que hacen las antenas del dispositivo. Es por esto que cada tanto revisar si hay alguna actualización nueva. Estas pueden rastrearse en Internet e instalarse fácilmente. 

También se puede mejorar la calidad de la señal con algunos trucos caseros. Son pequeñas intervenciones sobre el router que mejoran la señal mediante la "redirección" de las ondas. Se pueden modificar las antenas con papel aluminio o incluso con latas de bebidas. Aunque no sean del todo efectivos o estéticos, pueden ayudar. En Internet, y especialmente en YouTube hay muchos manuales e instrucciones sobre cómo hacerlo de la forma más efectiva posible. 

Si por el tamaño, la distribución de la casa, los materiales de construcción, entre otros factores, no nos sirven para mejorar la señal tenemos que buscar alternativas que incluyen una intervención mayor, como los repetidores Wi-Fi. Actualmente se consiguen entre 200 y 300 pesos argentinos en cualquier casa de computación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...